Hacer jabón

Bekijk Filters

Resultaat 1–12 van de 1142 resultaten wordt getoond

Resultaat 1–12 van de 1142 resultaten wordt getoond

¿Cómo se hace el jabón?

Cuando te preguntan cómo hacer tu propio jabón, la primera pregunta es “¿qué es el jabón? En el corazón de todas las recetas de jabón hay dos ingredientes principales: aceite y lejía, también conocida por el nombre químico de hidróxido de sodio. La receta para hacer tu propio jabón, mediante un proceso sencillo pero controlado, unirá químicamente estos dos ingredientes en un nuevo compuesto: ¡el jabón!

¿Cómo hacer jabón natural?

Hacer jabón natural significa evitar el uso de ingredientes que puedan ser tóxicos o tener un impacto negativo en la salud o el medio ambiente. Puede que algunas personas quieran hacer su propio jabón por diversión y no les preocupe tanto utilizar jabón totalmente natural. Pero si te tomas la molestia de hacer jabón hecho a mano, ¿por qué no utilizar un producto totalmente seguro para ti, tus seres queridos y el medio ambiente?

Hacer tu propio jabón con lejía/hidróxido sódico

No puedes hacer tu propio jabón sin lejía, a menos que compres una base de jabón para moldear. Mucha gente rehúye hacer su propio jabón debido a su experiencia con la agresiva lejía. También puede ser porque la idea de la sosa cáustica en los productos de cuidado personal les asusta o les da miedo. Hacer tu propio jabón es esencialmente la reacción química entre los aceites y la lejía, que en la fabricación de jabón en frío es hidróxido de sodio. Juntos y mediante el milagro de la química, forman un compuesto completamente nuevo: el jabón. Hacer tu propio jabón no es difícil si sigues una receta.

Hacer tu propio jabón con agua destilada

Al hacer jabón, utilizas agua destilada para activar la lejía y difundirla a través de los aceites. La mayor parte del agua se evapora del jabón durante el curado. Esto significa que las piezas acabadas pueden ser ligeramente más pequeñas que cuando las sacaste del molde. Evita utilizar agua del grifo o de manantial al hacer jabón, ya que puede contener minerales e impurezas que afecten a la calidad y la vida útil de tu jabón.

Hacer tu propio jabón como principiante es muy factible. Utiliza la cantidad de agua especificada en la receta de jabón que vayas a utilizar. Normalmente estará formulada para darte una concentración de lejía del 33-38%. A medida que adquieras experiencia, podrás diluir tus lotes de jabón con agua, pero no te recomiendo que lo hagas al principio. El proceso de fabricación del jabón puede acelerarse y el color del jabón puede diferir de lo que esperas.

Aceites y grasas para hacer tu propio jabón

Puedes utilizar cualquier aceite o grasa para hacer tu propio jabón. La mayoría de las recetas de jabón contienen entre 3 y 6 aceites, pero algunas tienen muchos más, o menos. El jabón hecho con un solo aceite, como el jabón de Castilla (aceite de oliva), es inusual porque pocos aceites únicos hacen buen jabón. Los distintos aceites confieren distintas propiedades al jabón, como dureza, espuma, cremosidad y acondicionamiento.

Además, la mayoría de las recetas de jabón son supergrasas. Esto significa que, al final del proceso de fabricación del jabón, se añaden aceites extra que flotan libremente en la masa de jabón. Estos aceites extra no se combinan con la lejía y marcan la diferencia entre un jabón que limpia y un jabón que limpia e hidrata.

Si eres principiante y quieres hacer tu propio jabón, cíñete a las recetas probadas, sobre todo a las que sabes que son sencillas y tienen un alto porcentaje de éxito.

Hacer tu propio jabón perfumado

Algunas personas optan por dejar que el aroma de su jabón hable por sí mismo y hacer que huela a jabón sencillo, limpio y hecho a mano. Otra idea es utilizar aceites como el de sésamo o el de cera de abeja en tus recetas, ya que aportan su propio aroma único y natural. Sin embargo, la forma más habitual de perfumar el jabón es con aceites esenciales o aceites de fragancias cosméticas.

Si prefieres un aroma natural, elige aceites esenciales. Son extractos concentrados de plantas y flores y existe una gama bastante amplia. La desventaja de los aceites esenciales es su coste y su tendencia a desvanecerse con el tiempo. Esto es especialmente un problema para los aceites esenciales de cítricos, como el limón y la naranja.

Aceites de fragancia para jabón

Los aceites de fragancia son perfumes producidos comercialmente para la industria del jabón. Son relativamente baratos, tienen una fragancia que dura mucho tiempo y una gama mucho más variada entre la que elegir. Si quieres un jabón que huela a talco de bebé o un champú que huela a coco, tendrás que utilizar aceites de fragancia.

Fijador de fragancias para jabón

El olor de los aceites esenciales puede desvanecerse con el tiempo, pero hay formas de mantener el aroma durante más tiempo. A veces, otro aceite esencial puede ayudar a que el otro perdure. Para otras recetas, es mejor utilizar otro aditivo que actúe absorbiendo los aceites esenciales que contiene. Los fijadores de fragancias son totalmente opcionales al hacer jabón, y no todo el mundo los utiliza. Éstas son algunas de las opciones que encontrarás:

  • El arrurruz es un polvo blanco comestible que se utiliza para espesar salsas y salsas. No utilices más de una cucharadita en lotes de 800 g (28 oz).
  • El benjuí está disponible tanto en polvo como en aceite esencial
  • El almidón de maíz es otro espesante que se utiliza a partir de una cucharadita en lotes de jabón de 800 g (28 oz).
  • La arcilla de caolín funciona igual que el almidón de maíz y en la misma cantidad. Puedes utilizar hasta una cucharadita por cada carga de jabón de 1 libra, y muchos jaboneros la mezclan con los aceites esenciales la noche anterior. Con la arcilla, tienes que añadir 3 veces la cantidad en agua destilada para dispersarla justo antes de añadirla al acelerar el jabón.
  • Mezclar finamente la avena en el jabón proporciona un exfoliante ligero y absorbe los aceites esenciales.
  • El polvo de raíz de lirio se obtiene de la raíz seca y pulverizada del lirio (Iris germanica). Tiene un aroma amaderado y violeta por sí solo.
  • Aceites esenciales – May chang (Litsea cubeba) para mezclas cítricas. También puedes utilizar aceites esenciales para notas de fondo, como madera de cedro, pachulí y bálsamos.

Cómo colorear tu jabón

Al hacer jabón natural, tienes varias opciones para colorearlo. Entre ellas están los polvos que puedes comprar o los productos botánicos. La otra opción es utilizar aceites que den un tono natural a tu jabón. Pueden ser arcillas, extractos de plantas o ingredientes naturales del jabón que se caramelizan y dan un color cálido al producto final.

  • Algunos de tus aceites base, como el aceite de oliva, darán un color más amarillo o cremoso. Los aceites blancos y/o claros darán un jabón blanco.
  • Para conseguir un bonito efecto, puedes colorear el jabón de forma natural con arcilla. La arcilla viene en todo tipo de tonos, como la arcilla azul cambriana, la arcilla marrón, la arcilla brasileña amarilla, la arcilla brasileña verde y la arcilla francesa rosa.
    Aquí tienes algunas para probar.
  • Azúcares: la leche, el azúcar y la miel se caramelizarán si los añades a tu lote antes de que el jabón se acelere.
  • Hierbas, flores y raíces: La naturaleza crea todo tipo de bellos colores que son útiles para hacer jabón. Utiliza pétalos de caléndula para el naranja dorado, raíz de alcántara para el morado y raíz de rubia para el rosa.
  • Los pigmentos minerales están disponibles en una amplia gama de colores. Sin embargo, se consideran “idénticos a los naturales” y no “naturales”. Son los mismos colores que se utilizan en el maquillaje mineral, pero se fabrican en un entorno controlado, en lugar de extraerse de la tierra. Esto se debe a que sus homólogos naturales suelen estar contaminados con metales pesados peligrosos, como el arsénico y el plomo.
  • Las micas son similares a los pigmentos minerales en que se fabrican en un laboratorio. Algunas se fabrican con colores idénticos a los naturales y otras con colorantes.